close


The news is by your side.

¿Te asusta la caída del Bitcoin? Estos “crypto-crashes” han sido peores y terminaron con finales felices

El criptomercado enfrenta situaciones denominadas mercado bajista, de osos, o criptoinverno, que no es más que las caídas pronunciadas que experimentan los precios de las criptomonedas

2.849

El mercado de criptomonedas se caracteriza por su volatilidad, pero a lo largo de la historia el criptomercado ha presenciado escenarios que han despertado el miedo y la incertidumbre en sus usuarios.

El criptomercado enfrenta situaciones denominadas mercado bajista, de osos, o criptoinverno, que no es más que las caídas pronunciadas que experimentan los precios de las criptomonedas.

Actualmente, el mercado del Bitcoin y las altcoins vive un escenario similar con el descenso de criptoactivos.

Por eso acá te presentamos una recopilación de las peores caídas del criptomercado y sus respectivos finales:

Siempre hay una primera vez…

El Bitcoin nació en 2009, pero no fue sino hasta el 2011 cuando el BTC experimentó su primera gran caída.

El 9 de febrero de 2011, el precio del criptoactivo superó por primera vez el precio de 1 dólar. A partir de aquí ascendió progresivamente hasta alcanzar los $29,6, el 8 de junio del mismo año.

Sin embargo, tres días después, el 11 de junio, la criptomoneda empezó a descender a $14,6 y, para agosto del 2011, se ubicaba en $6,55. Finalmente alcanzó su punto más bajo, cuando se cotizó en $2,00.

El descenso en ese momento fue de más de 90% y afectó a muchos de los primeros inversionistas.

Meses después, el BTC se recuperó alcanzando un máximo de 230 dólares en abril de 2013. Nunca más volvió a cotizarse por debajo de las dos cifras.

2013: el año de la montaña rusa

En el 2013, el Bitcoin experimentó muchas subidas y bajadas. De hecho, el activo logró alcanzar tres dígitos, superando los $1.000, por primera vez en su historia.

Pero, entre noviembre y diciembre de ese año, cuando el precio se acercaba a los $1.200, presenció una caída que lo ubicó en $694, para el 4 de diciembre.

El criptoactivo siguió su camino hacia abajo hasta que llegó a $522 y, a principios de enero del 2014, ya se ubicaba en 300 dólares. Entonces, no faltaron los detractores que presagiaban “la muerte del Bitcoin”.

Sin embargo, para el 2017, el Bitcoin resurgiría como el Ave Fénix de sus cenizas, alcanzando los 1.000 dólares nuevamente, para nunca más regresar a los tres dígitos.

De 20.000 a 3.000: ¿ahora sí se murió?

Para finales del 2017, el BTC alcanzaba su máximo histórico muy cerca de los $20.000. Entonces, la moneda comenzó un descenso desenfrenado, para derrumbarse hasta los $3.000, para mediados del 2019.

Pero, ¿qué fue lo que pasó? El 17 de diciembre de ese año, Bitcoin alcanzó su máximo valor en $19.920,53, llevando hasta la cúspide a la gran mayoría de sus hermanas altcoins.

El evento daría un giro inesperado, cuando en menos de una semana, la criptomoneda reina descendió a 11.000 dólares, ocasionado la llamada “explosión de la burbuja del BTC”.

A pesar de mostrar un mínimo de recuperación, en enero de 2018 la moneda digital volvió a bajar. Esta vez, se ubicó en $6.000 y siguió descendiendo hasta caer en hasta los $3.200. Manteniéndose en ese precio durante un buen tiempo.

Entonces, el BTC reportó una impresionante caída del 80%. La misma, fue acompañada de Ethereum (-90%), que pasó de 1.397 a 136,60 dólares; de XRP, que bajó a $0,29 desde los $3,32; Litecoin, que pasó a valer 26 dólares, desde su máximo de $234; y ADA, cuyo valor se depreció hasta los $0,041, luego de alcanzar un pico de $1,15.

La capitalización del mercado para ese momento se ubicó por debajo de los $100 millones, perdiendo 85% de su valor.

Tras esta situación fue donde surgió el término “criptoinvierno”, porque los precios de las monedas virtuales se mantuvieron congelados por un largo período.

La situación se mantuvo hasta el 2020, cuando BTC inició un rally alcista que le llevó a recuperar su máximo histórico de $20.000, hasta alcanzar un nuevo hito sobre los $68.000, a mediados del 2021.

Y aquí estamos… ¡Otra vez!

La capitalización del mercado para finales de 2021 sobrepasaba los 3,2 billones de dólares, pero en los últimos días perdió más de la mitad de su valor.

Sin embargo, tras alcanzar su máximo histórico la criptomoneda comenzó a descender lentamente.

Este 2022 trajo muchas sorpresas, entre ellas el colapso de la criptomoneda Terra Luna, que tuvo efecto en la moneda estable Terra USD, así como en los demás criptoactivos.

Desde la caída de Terra, el criptomercado enfrentó una terrible volatilidad. El 18 de junio, el BTC se derrumbó a los $17.000, perdiendo el 56% de su valor en lo que va de año.

Mientras tanto, Ethereum ha perdido 33% de su precio y se ubica en $1.006.

Según analistas, la caída de las criptomonedas también estuvo impulsada por el aumento de las tasas de interés internacional que se implementaron para combatir la inflación a nivel mundial, así como las decisiones de Celsius y Babel Financial, dos grandes prestamistas del criptomercado, de limitar el retiro de fondos de sus usuarios.

¿Qué pasará con el criptomercado?. Algunos analistas aseguran que todavía no hemos visto el suelo del mercado bajista, presagiando el fin del Bitcoin.

Mientras que otros aseguran que el BTC remontará nuevamente y se posicionará sobre los 100.000 dólares, para nunca más volver a las cifras que vemos en la actualidad.

Descargo Responsabilidad

Los comentarios están cerrados.